Estoy haciendo una web

/ febrero 7, 2018/ 0 comments

Madre mía, los blogs…

Escribo esto antes de abrir la web después de todo el día probando movidas, me gusta mucho cómo está quedando, y la Fincesa me ha ayudado mucho, pero esto es un coñazo. Todo empezó cuando intenté hacerme un Tumblr para mis webcómics porque ninguna de las plataformas existentes me parecía adecuada, y como resulta que no existe una plataforma que se ajuste (al menos) a lo que yo quiero, pues mira, me monto yo el chiringuito. Así que hay una parte de los ingresos mensuales del Patreon que se vienen directos a pagar el hosting. Creo que merece la pena.

Con los cómics y los dibujos no tengo problema, pero esto del blog es más complicado. Hace unos meses cerré el que fuera mi glorioso blog al final de la década pasada y principios de esta, hay otro abierto por ahí que se va a ir al carajo, y he perdido la costumbre de escribir por culpa del maldito Twitter. Pero intentaré i metiendo contenido, ya que tienes la herramienta, úsala, digo yo, vamos, ni que sea para hacerte pajas (mentales).

En fin, que esta es la primera entrada porque hay que meter contenido y la home se va a ver desamparada si no hay algo, y los lorem ipsum que añadía masivamente para ver qué tal visten poco, la verdad.

Deja un comentario